BNEI ANUSIM: DESCUBRIENDO LA HISTORIA JUDÍA Y EL DESTINO EN AMÉRICA LATINA

BNEI ANUSIM: DESCUBRIENDO LA HISTORIA JUDÍA Y EL DESTINO EN AMÉRICA LATINA

Aquí hay una traducción del artículo del presidente de Shavei Israel, Michael Freund, de su columna “Fundamentalmente Freund” en el Jerusalem Post.

“El registro genético, ahora sugiere que los conversos, o las personas que compartieron la misma ascendencia con ellos, llegaron a las Américas en números desproporcionados”.

En los últimos años, a medida que un número creciente de Bnei Anusim, descendientes de judíos españoles y portugueses convertidos por la fuerza hace siglos, han comenzado a regresar a nuestro pueblo, ha habido mucha especulación sobre el alcance potencial del fenómeno en América Central y del Sur.

Pero ahora, gracias a los resultados de un importante estudio genético nuevo, cualquier duda que puediera haber existido con respecto a su amplitud extendida puede estar confinado con seguridad al cubo de la basura.

En un artículo publicado el 19 de diciembre en “Nature Communications”, un equipo internacional de genetistas reveló algunos hallazgos impresionantes que son nada menos que el equivalente a un rayo de ADN.

Después de tomar muestras de 6.500 individuos nacidos en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, y comparar su composición genética con la de otras 2.300 personas de 117 poblaciones de referencia en todo el mundo, los estimados científicos descubrieron que el 23%, o casi uno de cada cuatro latinoamericanos Quienes fueron examinados, tienen ascendencia genética judía. En pocas palabras, esto significa que hay literalmente decenas de millones de descendientes de judíos repartidos por toda la parte sur del hemisferio occidental.

Esto no es una ilusión o especulación especiosa. Es una prueba directa de la placa de Petri que Israel y el pueblo judío ahora tienen una oportunidad sin precedentes para remodelar nuestras relaciones con gran parte del mundo de habla hispana y portuguesa, incluyendo el creciente número de hispanos en los Estados Unidos.

Como señaló un artículo del 21 de diciembre sobre el estudio en “The Atlantic”, el estudio de ADN es “Uno de los estudios genéticos más completos de latinoamericanos  hasta ahora”” e indica que su ascendencia judía sefardí está “más extendida de lo que se pensaba anteriormente”.

“El registro genético”, señala el artículo, “ahora sugiere que los conversos, o las personas que compartieron su ascendencia con ellos, llegaron a las Américas en números desproporcionados”.

Tomados en conjunto con estudios anteriores, como el publicado hace una década en el American Journal of Human Genetics, que encontró que el 20% de la población combinada de 50 millones de habitantes de España y Portugal tiene ascendencia judía sefardí, ahora podemos desarrollar una imagen mucho más clara de la medida en que nuestros ancestros sufrieron hace tanto tiempo en Iberia.

Desde el registro histórico, sabemos que ya en 1391, un siglo antes de la expulsión de los judíos de España, se extendieron pogromos antisemitas en todo el país, dejando miles de muertos y muchas comunidades devastadas.

En las décadas que siguieron, hubo oleadas de conversiones forzadas como parte de un entorno cada vez más hostil y peligroso para los judíos. Esta alcanzó su punto máximo en 1492, cuando el rey Fernando y la reina Isabel dieron Judios que quedan en España una desición extrema: convertirse o abandonar para siempre.

Un Gran número eligieron el exilio.

El historiador estadounidense Howard Morley Sachar estimó el número de exiliados judíos de España en alrededor de 100.000, mientras que la Universidad Hebrea de Jerusalén Haim Beinart estimó el total en 200.000. Otros han hablado de aún más. Pero un número incalculable de judíos convertidos a la fuerza, así como aquellos que voluntariamente se sometieron al bautismo, permanecieron. Estos incluyen, por supuesto, Los Anusim (en hebreo “aquellos que fueron forzados”), a los que los historiadores se refieren con el término despectivo “Marranos”. Muchos de ellos siguieron valientemente aferrándose a la práctica judía, transmitiendo de forma encubierta su herencia de generación en generación.

En los últimos años, un número creciente de sus descendientes, los Bnei Anusim, de toda Europa, América del Sur y partes de los Estados Unidos han comenzado a regresar a Israel y al pueblo judío.

Shavei Israel, la organización que fundé y que presido, ha liderado la tarea de ayudar a Bnei Anusim en todo el mundo a reconectarse con sus raíces. Nuestros emisarios en lugares tan lejanos como El Salvador, Colombia y el sur de Italia, han visto un aumento de interés entre Bnei Anusim. De hecho, en mis diversos viajes, he sido testigo de primera mano de este fenómeno creciente y del impacto que tiene en los individuos y en comunidades enteras.

El hecho es que a medida que más personas descubren su conexión judía histórica, inevitablemente afecta sus actitudes hacia Israel y el pueblo judío. Mientras que algunos eligen regresar al judaísmo y reunirse formalmente con el pueblo judío, la mayoría desarrolla una mayor afinidad por Israel y las causas judías, incluso si su identificación religiosa y nacional permanece sin cambios.

Por lo tanto, es esencial que Israel y el pueblo judío comiencen a acercarse activamente a Bnei Anusim y otros descendientes de judíos españoles y portugueses, y que cultiven lazos más fuertes con esta comunidad en crecimiento.

Gracias a los avances en la tecnología de ADN, ahora es posible no solo “construir puentes”, como dice el cliché, sino también conectar a las dos comunidades de una manera mucho más profunda e íntima por alto

Comments

comments

Michael Freund
Michael Freund
mfreund613@gmail.com