Parashá Nitzavim-Vayelej

Parashá Nitzavim-Vayelej

El final de la semana pasada la Parashá fue brutal: maldición tras maldición y más maldiciones. Esta semana, finalmente comenzamos el proceso de reconstrucción: Israel regresa a Dios. La relación entre Dios e Israel se renueva e incluso se lleva a un nivel más alto que antes. ¡SI! Dios promete que todo entre nosotros y Él será genial. Sin embargo, la promesa de buenas relaciones humanas está claramente ausente. ¿Por qué?
La primera respuesta se puede encontrar en lo que en la Guemará llamamos Kal-vajomer: si la relación entre nosotros y Dios es maravillosa, entonces la relación entre las personas debe ser excelente. Pero esto no es convincente, conozco a demasiadas personas de profunda espiritualidad que no pueden soportar la compañía de los demás. Entonces tal vez sea que Dios no pueda prometernos la unidad social. Es algo que solo nosotros podemos construir con mucho esfuerzo y humildad. Quizás, de hecho, la bendición de unirnos a Dios es inspirarnos a comprometernos sinceramente con la obra de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.
¡Shabat shalom!
Con Cariño,

Rav Yehoshua Ellis
Emisario de Shavei Israel en Varsovia, Polonia

Comments

comments

Chaya Castillo
Chaya Castillo
chaya@shavei.org