PRIMERA SUCÁ DE MEIRAV EN ISRAEL

PRIMERA SUCÁ DE MEIRAV EN ISRAEL

Historia de vida inspiradora, de la que Shavei Israel se enorgullece de formar parte.
Meirav es mexicana. Nació en una familia tradicional, ambos padres eran maestros, y tenía una vida cómoda. Una vida de “telenovela”, como ella dice en tono lúdico.

En 2001, a los 21 años, era estudiante universitaria, realizó una gira “mochilera” por Europa con una amiga y terminó visitando un Kibutz en Israel, donde conoció y se enamoró de un joven kibutznik no religioso de origen argentino. En ese momento Meirav no lo sabía, pero este fue el comienzo de una gran aventura, un gran viaje hacia el descubrimiento de la espiritualidad.

Con el tiempo (sí, esta estancia en Israel acabó durando diez meses en lugar de los tres inicialmente previstos), la relación entre Meirav y el joven se volvió seria, hasta que Meirav fue presentada a toda la familia, con quien desarrolló una gran amistad que perdura hasta hoy. Debido a que todos provenían de entornos no religiosos, a nadie le preocupaba que Meirav no fuera judía.

Pero Meirav comenzó a acercarse cada vez más al judaísmo, y sentía cada vez más que ese era su camino …

De regreso a México, ya en compañía de su novio, con quien poco tiempo después se casó civilmente, Meirav comenzó a leer con avidez sobre el judaísmo, hasta que llegó al punto decisivo de querer convertirse, fundamentalmente por la responsabilidad que sentía hacia los hipotéticos futuros hijos:

No quería imaginar que toda la herencia judía de la familia de mi marido se extinguiría en su generación, por el hecho de que yo no soy judía – explicó.

Y fue así como, luego de una intensa búsqueda, tanto espiritual como práctica, como se sabe que una conversión al judaísmo no es cosa fácil de conseguir, en 2007, Meirav, dejando a su esposo esperándola en México, (por motivos laborales no podía ir con ella) regresó a Israel para estudiar en el Instituto de Shavei Israel.

Este período de mi vida fue espectacular; estudiar con tanta gente que tenía el mismo sentimiento en el corazón de querer convertirse al judaísmo, cada uno con su propia historia, cada uno habiendo pasado sus propios sacrificios para poder entrar al programa de conversión…

Al final del proceso, una nueva aventura llena de emociones: debido a algunos retrasos en el establecimiento de fechas, Beit Din y la boda religiosa se programaron en pocos días: un viernes, Meirav se enteró de que Beit Din y la boda serían en ¡Domingo por la mañana! Gracias a Dios, con la ayuda de mucha gente todo fue posible, y a Meirav y su esposo, que llevaba diez meses separados para que ella pudiera venir a estudiar a Israel (él se había quedado en México por motivos laborales pero había venido a Israel para visitarla), finalmente se encontraron unidos por los lazos del matrimonio judío bajo la jupá.

Como la vida es a veces un misterio que solo Dios conoce, Meirav y su esposo, después del nacimiento de sus dos maravillosos hijos, Nisim y Shai, terminaron divorciados debido a diferencias irreconciliables entre los dos.

Con el paso del tiempo, y educando a sus hijos prácticamente sola, la idea de hacer aliá comenzó a surgir en la mente de Meirav, cada vez con más fuerza y ​​claridad. Se hizo evidente para ella, e incluso para sus hijos, que solo en Israel podían vivir una vida religiosa judía en toda su plenitud y que sólo en Israel los niños podían recibir una de las joyas más valiosas que los padres pueden ofrecer a sus hijos: una educación judía. sólida, completa y de calidad.

Después de meses de enjuiciamiento y muchas entrevistas en la Agencia Judía, donde incluso los niños fueron entrevistados, Meirav emigró a Israel en 2019, sola con sus dos hijos de 8 y 10 años, los tres se fueron a vivir al Kibbutz Migdal Oz. , el mismo Kibbutz donde Meirav había vivido durante los diez meses de su proceso de conversión.

Vendí todo lo que tenía, di el resto y preparé dos bolsas para cada una, con algunas cosas que fueron de valor para nosotros …

¿Y qué le ha pasado a Meirav desde que llegó a Israel, sola con sus dos hijos? ¿Cómo fue la adaptación de ella y de los niños? Los chicos, que no sabían nada de hebreo cuando llegaron, a los pocos meses ya dominaban el idioma e incluso recibieron menciones de elogio en la escuela por su rápido progreso. Son dos chicos encantadores, buenos estudiantes, buenos ciudadanos, solidarios, prestos para ayudar… un ejemplo de cómo deberían ser los chicos judíos.

¿Y Meirav? Meirav también estudió hebreo, encontró trabajo en su campo (marketing) y se volvió a casar. Vive en Efrat y está esperando un bebé. Este Sucot, Meirav y los niños construyeron su primera sucá (cabaña) en Israel y compartieron sus fotos con nosotros.

Es la sucá más pequeña que estaba a la venta, pero nos alcanza y estamos super felices. ¡Estoy muy feliz porque es la primera sucá que hacemos en Israel! – ella dice.

¡También estamos muy felices por ti, Meirav! Gracias por compartir tu historia y tu sucá con nosotros. Kol Hakavod por todo lo que has logrado, ¡y que Dios continúe bendiciéndote a ti y a tu familia por siempre!

Avigail Erlich❤❤

Comments

comments

Avigail Erlich
Avigail Erlich
marina.erlich@gmail.com